Tratamientos Corporales

Medicina Estética

Intralipoterapia con Aqualix

La Intralipoterapia con Aqualyx es una solución microgelatinosa acuosa, biocompatible y totalmente reabsorbible, que elimina los pequeños acúmulos de grasa localizados que no desaparecen al adelgazar.

Actúa de tal manera que, al ser infiltrado a través de una técnica rápida e indolora denominada intralipoterapia, diluye la grasa localizada que posteriormente se elimina naturalmente a través del sistema linfático y las vías urinarias sin volver a aparecer. Es especialmente efectivo en zonas del cuerpo como papada, cartucheras, caderas, flancos, abdomen, rodillas y antebrazos. La aplicación de Aqualyx es de carácter ambulatorio, es decir, que no necesita quirófano ni tampoco de anestesia, indicado para aquellos pacientes que nootienen intención de someterse a una intervención quirúrgica de liposucción. Las sesiones necesarias dependerán de la zona de tratamiento, pero los resultados son perceptibles desde la primera sesión, aunque el médico especialista podrá recomendar más sesiones, que podrán oscilar entre 2 y 5 (según la extención de las áreas) dejando un mínimo de 20 días entre cada sesión. Los médicos  de Zensei Belleza combinan esta técnica con sesiones de Radiofrecuencia Indiba  para alcanzar resultados óptimos.

Mesoterapia Corporal (Reducción de celulitis)

La Mesoterapia corporal consiste en la aplicación de infiltraciones de pequeñas dosis de sustancias homeopáticas, aminoácidos esenciales, vitaminas, oligoelementos y ácido hialurónico de baja densidad totalmente naturales, sin ningún efecto secundario.

La Mesoterapia corporal está indicada para el tratamiento de las adiposidades localizadas ya que estimula el metabolismo, ayudando a disolver esta grasa y reduciendo la fibrosis propia de la celulitis. Las sesiones necesarias dependerán de la zona de tratamiento, pero los resultados son perceptibles desde la tercera sesión, aunque el médico especialista será el que establezca el protocolo, siempre un mínimo de 6 sesiones. La Mesoterapia corporal permite: Reducir el volumen.  Mejorar el aspecto y la vascularización de la piel, quedando suave y rejuvenecida.  Conseguir un efecto antiflacidez gracias a los compuestos que se infiltran.

Esclerosis de Varices

Una variz es la dilatación anormal de una vena. Al margen del inesteticismo que representa, puede originar graves complicaciones: flebitis, trombosis, úlceras, manchas en la piel, etc.

Por factores genéticos y constitucionales, o por la concurrencia de algunas situaciones o enfermedades (embarazo, tabaquismo, etc.) cualquier vena, fundamentalmente las de las extremidades inferiores (por el factor de la gravedad que incide en la bipedestación de los humanos), puede dilatarse. La esclerosis vascular ha sido, y continúa siendo, el tratamiento ideal de las pequeñas varices (menos de 1 ó 2 milímetros de diámetro, y apenas palpables bajo la piel), también conocidas popularmente como arañas vasculares, fuera cual fuera su localización, y prácticamente todas las varices de esta categoría pueden ser eliminadas mediante escleroterapia. La esclerosis vascular consiste en todos los casos en producir de forma controlada una reacción inflamatoria en las paredes internas del vaso a tratar, con fibrosis y proceso cicatricial secundarios, que van a ocasionar su cierre. Existen diversos procedimientos para la esclerosis vascular, pero los más frecuentemente utilizados son: Esclerosis química, inyectando un líquido, llamado esclerosante, en el interior del vaso, cuyas características o propiedades provocan la reacción mencionada. Esclerosis con espuma. Es una variante de la esclerosis química, donde se inyectan los esclerosantes en forma de espuma, tras haberlos sometido a una manipulación físico-química. Se consigue mayor contacto, y por consiguiente mayor efecto, de las moléculas del esclerosante con las paredes vasculares, por desplazamiento íntegro (y no por dilución) de la sangre en la variz. Todos los procedimientos son igualmente efectivos, es una cuestión de indicación específica, y en ocasiones son combinables en el mismo paciente. ​Después de cada sesión se colocará un vendaje en la zona tratada, durante cuarenta y ocho horas, mediante unas medias de compresión, siendo interesante que se lleven puestas el mayor tiempo posible ​Según el procedimiento que diagnostique el especialista, una sesión puede durar de quince a sesenta minutos. ​Tras cada sesión y durante todo el tratamiento, se debe evitar la exposición solar de las zonas tratadas. Como consecuencia de una imprevisible respuesta inflamatoria exagerada, de la actuación de los esclerosantes fuera de la luz vascular y/o de la extravasación de pigmentos hemáticos (hemoglobina) pueden aparecer manchas cutáneas en las zonas tratadas; lo mejor será su prevención, evitando si fuera posible esas circunstancias, pero en caso de presentarse serán tratadas con cremas especiales y peelings.

Eliminación de la sudoración (Hiperhidrosis)

La Eliminación de la sudoración excesiva o Hiperhidrosis, se puede mitigar mediante la aplicación de la Toxina Botulínica (Botox).

Esta toxina bloquea los mensajes procedentes de los nervios parasimpáticos que ordenan a las glándulas sudoríparas producir sudor. Con este procedimiento se logra la normalización del sudor axilar, palmar y plantar con gran eficacia y duración. Es el mejor tratamiento para la corrección de la sudoración excesiva y devuelve la confianza y tranquilidad que supone controlar situaciones incómodas. El tratamiento consiste en administrar mediante microinyecciones con agujas muy finas, pequeñas dosis de toxina botulínica (Botox®), en la zona definida. Este tratamiento no requiere anestesia y es prácticamente indoloro. El paciente puede hacer vida normal de forma inmediata. Se recomienda no realizar ejercicio físico intenso ni acudir a saunas o baños calientes dos horas después del tratamiento. Se ha demostrado científicamente que cerca del 90% de los pacientes después de una única sesión suda mucho menos o nada. La disminución del sudor empieza a notarse al cabo de dos o tres días de manera progresiva y puede durar entre cuatro meses y un año, dependiendo de las características particulares de cada caso. En el caso de la hipersudoración axilar, la duración media de los efectos es de unos siete meses.

Indiba Corporal

El sistema proiónico Indiba aporta hidratación, revitaliza la piel, mejora la circulación y produce un efecto reafirmante desde la primera sesión.

Consiste en una corriente de alta frecuencia que provoca un aumento de la temperatura en los tejidos desde dentro de las propias células, estimulando su regeneración mediante un incremento del riego sanguíneo. Es un tratamiento personalizado, ya que la intensidad a la que se fija depende de la zona y del problema estético a tratar. Con esta técnica podemos conseguir diferentes efectos con distintas indicaciones en función de la intensidad utilizada: Atermia: la temperatura que se genera es muy baja y conseguimos un efecto analgésico, aliviando dolores musculares y minimizando hematomas y edemas. Microcirculación: sirve para activar la microcirculación y preparar las pieles castigadas para el tratamiento. Vasodilatación: consigue la nutrición y la revitalización de la dermis, estimula la neocolagénesis y aporta hidratación y luminosidad. Hipertermia: en su grado de máxima intensidad, actúa provocando la disolución de los depósitos grasos y reafirma la dermis provocando un efecto lifting. Las sesiones necesarias dependerán de la zona de tratamiento, pero los resultados son perceptibles desde la QUINTA sesión, aunque el médico especialista será el que establezca el protocolo, siempre un mínimo de 10 sesiones.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.